Se puso feo

A pesar de la fuerte motivación por tratar la descompuesta situación nacional que tiene a muchos alterados e irritados (con razón), la columna debe volver a la esencia de su especialidad por las profundas derivaciones que se perfilan en el mundo por dos hechos: pandemia que todavía da señales de vida, acompañada por la imprevista e injustificada invasion rusa a Ucrania.


Ambos eventos inadvertidos tomaron a todas las colectividades poco preparadas. Las respuestas se configuraron a marcha forzada, muchas vacilantes, con enormes dificultades en el plano de la cooperación y la solidaridad. En fin, algunas organizaciones respondieron, la economía entró en terapia intensiva y los frentes fiscal y monetario lograron atemperar los daños. (Ahora toca pagarlos)


Pero, ni bien algunos países empezaban a sacar la cabeza y otros (emergentes y pobres todavía luchaban por lograrlo), apareció el conflicto que trajo lo suyo. Ahora, hacen su agosto las perturbaciones de la organización economica de interdependencia construída durante los últimos cuarenta o más años. Nadie escapa. Cada cual recibe su parte. La defensa de la democracia y su seguridad piden más recursos.


Se destruye futuro de muchas formas que se lo ve en las nuevas previsiones de crecimiento (más modestas y socialmente insuficientes). Se empieza a colorear un panorama acompañado con el rebrote de precios que ha puesto en primer plano a la inflación y ofrecen un espectro potencial de estanflación.


Muchas cosas estan descompuestas y se reducen los espacios de solución. El contagio crece, la dimensión aumenta, las temperaturas políticas suben. En el mundo nacional se las ve en las vías obstruídas por bananeros que perdieron el mercado ruso y buscan una solución interna. Panificadores con materias primas encarecidas y entidades oficiales buscando desenredar el ovillo. Combustibles con subsidios crecientes, mientras se cosecha el buen momento del petróleo, pero que todos lo quieren arranchar. Se puso feo.



Colaboración

Diario El Comercio

15 de abril del 2022