Inquietudes nacionales

¿Cómo se debe proteger la dolarización?

Para contestar la pregunta, recordemos que luego de 20 años de su incorporación más del 90% de la población la defiende y marca con mucha fuerza la condición fundamental de la política económica. Casi nadie está dispuesto a canjearla por una moneda distinta. El patrimonio personal, el de las empresas, los salarios y su capacidad de compra, la seguridad del valor de los contratos, la estabilidad de los precios, son conceptos que disfrutan de la presencia de esta moneda internacional.

Es cierto que en este lapso no han faltado decisiones que la pusieron a prueba. Por fortuna salió airosa de todas ellas, en especial de la forma dispendiosa con la cual se manejó durante todo el gobierno anterior las finanzas públicas. Pero, el abuso no paró ahí, llegó a muchos recursos privados utilizados para satisfacer ese desbordante apetito político que le dejó sin un centavo de ahorro al país.

Ahora, ya no hay esos colchones que adornaron la etapa de mayor abundancia en toda la historia nacional y permitió tanto desafuero. Hoy la sociedad ecuatoriana está completamente “chira” y por lo tanto, el mantenimiento de la dolarización exige una austera, eficiente y transparente política fiscal. Es más, necesita contar con el apoyo de socios internacionales que le den recursos para poder financiar el crecimiento, generar empleo (vital) y, esos provienen de los multilaterales encabezados por el FMI. Sin ellos, el estrangulamiento de la economía sería insufrible y las consecuencias imprevisibles.

Para ponerlo en términos simples y abreviados: acabar con el dispendio público. Eliminar el déficit fiscal y conseguir que durante algun tiempo lleguen recursos de fuentes internacionales en términos financieros razonables. Lo demás viene por añadidura, en especial la recuperación de la competitividad de la producción nacional y la apertura negociada del país.

¿Qué palabras, discursos y acciones atentan contra la dolarización?


Todos aquellos que desconocen la lamentable realidad fiscal y la débil situación de todo el aparato productivo y promueven, por una vía u otra, gastos descontrolados del gobierno sin decir cuales son las fuentes de captación de los recursos que se utilizaría con tal propósito. Claro, ningún candidato dice que será con más impuestos o más deuda o incluso tomandose dinero de la gente, o lo más grave acabando con la dolarización.

La política responsable obliga a los candidatos a tener planteamientos consistentes con el mundo en que se encuentra el Ecuador y no a ofrecer regalos, con plata ajena como la de volver a tomarse los dineros del Banco Central, que en su totalidad son de propiedad privada. Y, sino sólo piensen que el sistema financiero tiene depositado ahí más de 8.000 millones de dólares, que son de propiedad de los ecuatorianos clientes de bancos, cooperativas, etc, mientras las reservas internacionales (incluyendo el oro), no pasan de los 7.100 millones de dólares. ¿ Cuánto le queda al gobierno de esa liquidez? Nada y encima se quiere tomar 1 000 millones de la gente para regalarlos al gusto dadivoso del posible gobernante.

Pero ese es un ejemplo de los varios casos que se apreciaron en la presentación de varios candidatos invitados por El Comercio.

¿Cuál ha sido el beneficio, para las clases populares y las capas medias de la dolarización?

De alguna manera se contestó en la primera pregunta. Los salarios han aumentado por encima de la inflación y de la productividad. En términos reales son los más altos de América Latina y por ello es que el consumo ha sido el motor del crecimiento. El 78% del PIB se explica por este concepto. De ahí que la gente no quiere cambio del sistema monetario, pues se siente segura y no sólo conseva el valor de su ingreso, sino que el ahorro no se diluya ni se pierda el capital que acumula con el tiempo.

¿Qué opina de la idea de crear una moneda común latinoamericana, ventajas y problemas?

Es una vieja idea que se la ha dado vueltas y vueltas en la región, pero que no tiene viabilidad alguna, pues su incorporación requiere de la comunión de políticas fiscal, monetaria y de cambios. La cesión de soberanía en esos campos y la aceptación de una moneda que no tenga vinculo o antecedente con ningún país de la región es requisito previo para tenerla.

Europa lo consiguió luego de muchos años de aproximación de sus políticas económicas, pero aún así todavía es un modelo en construcción pues la falta completar el cuadro de ejecución conjunta. América Latina no pasa del bla bla bla.

¿Cómo afrontar el reto del crecimiento económico y la generación de empleo para el próximo presidente?

Es una tarea multidimensional, de largo alcance y mucha consistencia. No existe país en el mundo que pueda atender ese reto con devaneos en su política económica. Requiere de mucha perseverancia, del convencimiento que ese es el camino y de la comprensión de todos los estratos.

Sin el respeto a los principios de ser ordenados en el gasto. De cuidar el endeudamiento. De ser eficientes y competitivos en la producción, no hay chance de crecer y generar empleo de valor y estable.

Crecimiento y empleo no se producen por generación espontánea. Responden a una linea de seriedad que sea el anzuelo para atraer la confianza y con ella tener un ambiente que multiplique emprendimientos y haga de la colectividad una suerte de panel de abejas.

¿Qué opina de la apertura al capital extranjero para estimular la producción y la seguridad jurídica?

Son parte del conjunto de decisiones (el primero) y principios (el segundo) que ayudan a abrir esa dificil trocha para conseguir una colectividad con esperanza y empoderada o lista para los retos de esta cuarta revolución industrial o primera del conocimiento.

Colaboración

Diario El Comercio

16/01/2021

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2021 por Alex C.