top of page

Inquietudes nacionales

1.- El Gobierno tiene como una de sus metas cerrar un acuerdo comercial con México para ingresar a la Alianza del Pacífico, integrada por ese país, además de Chile, Colombia y Perú. ¿Cuál es la utilidad de lograr acuerdos con esas naciones si, en teoría, son economías paralelas (producen cosas similares a nosotros) como lo demuestran las trabas para concluir el convenio con México por temas de camarón y banano?


Los dilemas dentro de la política económica caen en el plano académico, conceptual, teórico. De ahí salen los grandes lineamientos que luego toman forma en la economía política, es decir en el mundo de las posibilidades reales, de las dificultades, de las conveniencias circunstanciales, de los intereses políticos y económicos y, esto es precisamente lo que se ve en el trabajo negociador de los acuerdos comerciales. Compatibilizar los grandes objetivos que salen de la teoría, cuyos fundamentos se sustentan en tesis e hipótesis sometidas a pruebas empíricas, con el marco de restricciones obvias, algunas naturales o producto de muchos años de trabajo o que tienen compromisos adquiridos, que ponen a prueba la capacidad de entendimiento y búsqueda de puntos de encuentro, que sin ser los óptimos, son aceptables.


Eso vemos en todas las negociaciones. Ahora bien, ¿qué tan similares son estas economías?. En cada caso se configura la agenda de temas delicados, productos o servicios sensibles que requieren tratamientos especiales y esa lista a la final esta personalizada. Con Mexico las dificultades mayores pasan por tres grandes sectores o actividades, camarón, banano y atún o pesca, que no fueron los únicos, pero que tienen las mayores dificultades.


El acuerdo tiene que poner en la balanza beneficios y costos y según su resultado adoptar una postura sobre su conveniencia. No hay duda que, una política económica de apertura es un poderoso instrumento de crecimiento y bienestar. Hay que hacerlo bien, con cuidado y sin atropellar o a la ligera, pues el apuro eleva las probabilidades de cometer errores inaceptables. Este es el camino para crear horizontes de progreso.


2.- ¿Se podría prescindir en este tipo de negociaciones de nuestros productos estrella y solo establecer acuerdos en relación con materias primas o elementos manufacturados que tengan clara posibilidad de ingreso a otros mercados?


Todo lo que las partes quieran hacer y encuentren puntos de entendimiento es posible hacerlo. Bajo esta premisa, ¿convendrá cercenar una negociación que busca integrar mercados, marcando tiempos de profundización para ofrecer el suficiente espacio a la consecución de niveles competitivos de eficiencia? El tema pierde relevancia o trascendencia y no cambia la visión anterior pues se convierte simplemente en una revisión parcial de la política arancelaria y no de un afán de enmarcar a la política económica en el sendero de la competitividad, de la búsqueda de la especialización, de la excelencia, de la complementariedad, en fin de todo un marco de normativas que tengan como destino final defender el interés de los consumidores en un ambiente de empleo e inversión de alto rendimiento.


El proteccionismo, salvo muy especiales circunstancias, genera distorciones que vuelven sub optimas a las economías, pero existe. Generalizar una política de autarquía es condenar a la sociedad a un futuro de privaciones, de desiluciones, de frustraciones. Buscar oportunidades más allá de las fronteras políticas, que en muchas ocasiones cortan realidades económicas, es un camino de retos, con algunos sinsabores, pero de singulares potencialidades. Toda esta larga etapa económica que viene desde las postrimerías de la segunda guerra mundial está enmarcada, con las dificultades conocidas, en la profundización del comercio y las relaciones económicas internacionales.



3.-¿Es posible, en las actuales circunstancias mundiales, que el Gobierno alcance hasta el final del mandato de Guillermo Lasso su meta inicial de lograr 10 acuerdos comerciales?

Esperemos que lo logre. Hay varios frentes abiertos: México, China, Corea del Sur, Canadá, EEUU, entre otros.


Colaboración

Diario El Comercio

Commenti


bottom of page