top of page

Inquietudes nacionales

1.- ¿Cuáles deben ser las características que debe tener el proceso de focalización del subsidio de combustibles en cuanto a la optimización del gasto fiscal?


Lo primero que debe quedar muy claro es a quienes se protege, por que tiempo se lo hace y cómo se ejecuta. A la primera pregunta, la respuesta es a los estratos vulnerables y para eso se requiere cuidar el costo del transporte público. Entonces, los buses de servicio urbano e inter urbano deben tener acceso, cuantificado (con tope) por cada período (puede ser mensual) del galonaje con precio subsidiado. Pasado ese cupo, deberán pagar precio de mercado. El sistema automático de control se desarrolla con todas las estaciones de servicio conectadas en linea a una plataforma que maneja los parámetros y autoriza registrar esa transacción a ese precio, que luego le servirá al expendedor justificar ante Petroecuador. Segundo, catastrar el grupo de vehículos de transporte de alimentos e igualemente fijarles cupos según sus recorridos. Se puede usar GPS para evitar fraudes. Todos los demás pagan precio de mercado. El tiempo deberá fijarse en función de la necesidad de sostener este beneficio. Quienes hagan fraude, podrán ser acusados de abuso de fondos públicos. El sistema de ejecución debe ser automático, en línea, vinculado con la matrícula del vehículo.

En el caso del gas, la lista de beneficiarios del bono de solidaridad puede servir para otorgar el derecho a recibir un tanque mensual al costo actual. Todos los demás a precio de mercado.

Parte de esta solución debe ser la apertura del mercado de comercialización, incluyendo la industrialización de derivados (refinación) a empresas privadas que en función de su eficiencia atiendan este mercado y el Estado libere todo ese capital de trabajo que comprime el presupuesto y que además esconde el subsidio que existe en este proceso de refinación y comercialización.



2.-Con las bases del plan de focalización de subsidios a los combustibles, ¿cómo se puede administrar y controlar los recursos que antes se destinaban a este fin para los nuevos propósitos?


Cuando se hacen bien los cálculos de los subsidios de todos los derivados del petróleo, la suma con facilidad pasa de los 5.000 millones de dólares anuales. En presupuesto asoman 4.100 y en las pérdidas de refinación con entrega de crudo a precio especial, fácil se van otros 1.000 millones.

En tributos el gobierno recibe 15.000 millones (mal contados) al año. Entonces, los subsidios son en 33% de esta fuente y representan además el 20% de todo el presupuesto ¡Es mucha plata! Si este desorden del gasto público se corrigiera, otro sería el panorama fiscal. Más recursos sociales, menos deuda, mejor calidad del gasto, mayor transparencia. Con seguridad se importarían menos derivados. La gente cuidaría el gasto en combustibles. Se ayudaría a los programas de preservación ambiental. Y, lo más importante, se dejaría de favorecer el contrabando, el narcotráfico.


3.-El Gobierno busca expandir la producción minera en el país. ¿Cómo lograr este propósito a mediano plazo?


La política económica necesita de un compromiso nacional que cuide su consistencia, su estabilidad y sostenibilidad. Las reglas no deben ser manoseadas con la frecuencia con las que se hace. El equilibrio fiscal, el orden y calidad del gasto público deben asegurar continuidad y fortalecer las perspectivas. En ese marco, la minería tiene su espacio. Y, por su delicadeza merece normas de control ambiental severas, pero conocidas y objetivas. Ni aquí, ni en ningún otro sector, caben discrecionalidades. Sólo reglas bien definidas. Ojalá algún dia cercano se conozca el catastro minero, sus potencialidades y el gobierno defina las areas que está dispuesto a concesionar, a la par que ejerza el poder político que tiene.



4.-¿Cuáles son los desafíos del gobierno para impulsar la producción petrolera según sus metas previstas en lo que queda de la actual gestión?


No veo mucho espacio para aumentar producción. Ojalá podamos mantenerla y, si es posible recuperar la que logramos alcanzar hace algún tiempo.



Colaboración

Diario El Comercio

Opmerkingen


bottom of page