Inquietudes nacionales


1.- El Presidente espera la cuarta revisión del FMI a la economía nacional. ¿Qué se espera de ese informe?


Están pendientes dos desembolsos del programa que en conjunto suman 1 100 millones de dólares. El primero, ya vencido y prorrogado por multiples razones de 700 millones y, para junio, correspondería los restantes 400 millones. No se sabe si ya se cerraron las negociaciones, aunque se puede presumir que no deben existir diferencias cuantitativas (metas) o cualitativas (políticas económicas) que sean un impedimento sustantivo.

Podría esperarse una noticia en los próximos días (esta columna se escribe el viernes 6 de mayo). De ser así, es posible estimar la aprobación por parte del Directorio a fines de mes o comienzos de junio y el desembolso (a lo mejor conjunto de los dos tramos por la demora, como ya ocurrió en una oportunidad anterior) en los días inmediatos.


2.- Ecuador aún requiere apoyo del Banco Mundial (BM), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). ¿Cuánto más pueden apoyar esos multilaterales?

Los mutilaterales son y seguirán manteniendo por un buen tiempo la primera prioridad como fuente de financiamiento internacional del país. Ya son en conjunto los mayores acreedores con el liderazgo del FMI. Su participación ha permitido cambiar la configuración de la deuda pública externa en plazo y costo, acompañada por supuesto de las ventajas obtenidas por las renegociaciones exitosas de los bonos y las mejoras (parciales) de la deuda China. La continuidad de la política económica de la segunda parte del gobierno de Moreno y la gestión actual ha sido sin duda alguna muy positiva para el país. La seriedad y consistencia son dos pilares que no se los puede abandonar.

En este año, los compromisos de créditos adicionales provenientes de estas instituciones superan los 4 000 millones de dólares (1 100 del FMI), que se los podrá obtener siempre y cuando el Ecuador mantenga vigente y, dentro de las metas convenidas el acuerdo actual con el Fondo. No hay hasta el momento intención de recurrir a los mercados internacionales

3.- El primer cuatrimestre de este año ha sido de reactivación en algunos sectores productivos, hay más recaudaciones, se rompen récord de venta de autos. Pero las tasas de empleo adecuado siguen igual, ¿cómo se entiende eso?

Es un buen período. Se aprecia la recuperación general de la economía pero aún no se restablece el nivel que se alcanzó antes de la pandemia. El camino luce adecuado a pesar de los serios inconvenientes políticos que nublan el horizonte, cuyo costo se lo verá más adelante.

La segunda explicación es que la causa mayor de esta tendencia es el mejoramiento significativo del consumo privado que deriva en mejores resultados de recaudación, mayores ventas (obvio) y recuperación de rendimientos del capital (compensa muchas pérdidas). La inversión privada ofrece señales de mayor interés, pero todavía no se concreta (siempre lleva tiempo) en ampliación de proyectos que impacten en el mercado laboral, que por supuesto requiere un cambio estructural de sus reglas de juego.

Finalmente la reforma tributaria hace lo suyo en favor de la caja fiscal.


4.- La inversión pública ha sido mínima en el primer trimestre. ¿Cabe dejar la reactivación económica del país solo en manos privadas?

Las inversiones pública y privadas son, cada una en su campo de especialidad, indispensables para el desarrollo de cualquier comunidad. Se complementan. Se necesitan. Y ese entendimiento se lo perdió cuando el Estado creyó que podía hacer las cosas solo. Poner el péndulo al otro lado, sería repetir el error.

Los datos de la ejecución presupuestaría de estos primeros meses son malos. Hay una evidente ineficiencia en el cumplimiento de los objetivos y por ahí se explica cierta acumulación de recursos. Las unidades ejecutoras necesitan sacudirse, salir de ese confor pues el presupuesto aprobado va mucho más allá de las cifras que ofrece el trabajo realizado por las instituciones públicas.

Colaboración

Diario El Comercio

8 de mayo del 2022