Inquietudes nacionales

1.- ¿Qué nos indica que haya tantas captadoras ilegales de dinero?


La informalidad de los mercados es una característica marcada de las economías emergentes o en desarrollo. Son una lacra que confirma el nivel incipiente o débil de modernización asi como la existencia de instituciones públicas estructuradas con sistemas de supervisión y control precarios.

Son, además, una muestra de las inconsistencias de la política económica que induce a la formación de estas distorciones, en las cuales actúan aquellas personas o conglomerados que buscan ganancias extraordinarias, sedientos de dinero y dispuestos a tomar opciones milagrosas normalmente configuradas por grupos inescrupulosos dedicados a estafar. La codicia en su esplendor hace su cosecha.

Los controles de precios, la multiplicación de normas que dificultan la configuración transparente de organizaciones son por lo general un aliciente para la estructura de estos mercados paralelos o negros, que siempre se nutren de aquella parte de la sociedad que mediante el anonimato busca escapar al cumplimiento de sus obligaciones y se sumerge en este mundo de alto riesgo pero muy atractivo por el margen que ofrece.

Son parte también de los mecanismos de lavado de dinero producto de actividades ilícitas que logran confundirse con los incautos que caen y vuelven a caer con mucha facilidad.


2.- ¿Cuál sería el rol de los bancos y las cooperativas para que no se dé este fenómeno?

Los bancos y cooperativas son instrumentos de la política económica. A ella normalmente se la mide por un indicador clásico que determina el grado de penetración del sistema financiero en la economía y lo relaciona con la proporción de recursos que capta medida con relación al tamaño de la generación de valor, es decir en proporción al PIB.

Esta medida demuestra cuan profunda es la vinculación de la organización financiera con el total de la economía y normalmente confirma el grado de alineamiento de la política económica con la formalización de la sociedad.

Para ello, los bancos y demas intermediarios deben encontrar incentivos claros (normativas precisas sobre manejo de riesgo) que les induzca a explorar mercados desconocidos, marginales, de mayor peligro, pero de enorme valor social. Ahí caben varias formas de desarrollo, en especial dedicadas al financiamiento de pequeñas actividades que, para ser debidamente atendidas requieren de estructuras operativas especializadas. El micro crédito es un fenomenal instrumento de modernización de las economías y una poderosa arma de combate de la informalidad, muy conocido en nuestro pais como “chulco”, que trabaja de forma paralela con la captación ilegal que se nutre precisamente de recursos “caros” para configurar su intermediación irregular y abusiva.


3.- ¿Por qué el Ecuador tiene una de las tasas más bajas de la inflación a diferencia de la mayoría de países de la región?

La dolarización configura un sistema monetario muy rígido que ofrece una moneda con un valor estable que asegura el mantenimiento de un sistema de precios desvinculado con las espectativas inflacionarias de la región. Esa ventaja compensa las limitaciones de su inflexibilidad y ofrece un panorama de estabilidad marcado por la política monetaria del país emisor del dólar y no por las decisiones económicas de sus vecinos.

Precisamente el objetivo de sacrificar la moneda nacional (el recordado Sucre) fue la consecución de este mundo más estable, mas predecible, que le quita facultades discrecionales (que bien manejadas son válidas y recomendables) a la organización política y le somete a una suerte de camisa de fuerza monetaria.

4.- Más allá de la percepción del movimiento, ¿se puede hablar de una reactivación seria y sostenida de la economía?

Se nota la recuperación. Muchos indicadores la dejan muy clara, pero cuidado con creer que ya salimos del atolladero. Falta mucho por hacer. Los daños sociales están marcados y persisten. El mercado laboral sigue deformado y no hay señales de arreglo. La inversión mejora pero es insuficiente. El sector público todavía tiene problemas estructurales y el gasto desborda. La politica conspira y la ética está ausente.


Colaboración

Diario El Comercio

24 de abril del 2022