Inquietudes nacionales

Tras la formalización de la ampliación de la reserva marina de Galápagos, ¿qué factibilidad tiene en el mercado internacional, la propuesta del Gobierno de ir hacia un canje de deuda, para destinar esos recursos a la conservación?

La probabilidad de canje de deuda para la preservación ambiental en Galápagos es muy alta ya que el mecanismo diseñado utiliza las propias condiciones del mercado actual e involucra el singular apoyo del BID que se comprometió a garantizar 400 millones de dólares para hacerlo viable, con lo cual los nuevos títulos que serán emitidos tendrán un un premio o un valor superior en el mercado y, el pais o mejor el fondo se beneficiará del diferencial, que será precisamente el capital que lo hará posible. Financieramente, la idea es muy creativa y tiene mucho sentido.


El presidente de la República, Guillermo Lasso, no descarta que su propuesta de reforma laboral sea incluida en una consulta popular. ¿Ese debe ser el camino para promover cambios en el mercado y promover la generación de nuevos empleos?

No se como piensa actuar el gobierno en este tema. Hasta ahora no se ve con claridad los grupos políticos que le pueden acompañar en este proyecto. Obviamente, la búsqueda de una modernización de este instrumento que enfrente la lacra de la informalidad, el subempleo, es de una necesidad vital para dotarle al país de un incentivo seguro y equilibrado que vea a la relación del trabajador y el empresario con ojos de conveniencia y respeto mutuo. Sólo así se pueden coaligar fuerzas que le saquen de esta modorra funcional y ofrezca réditos a las dos partes, con beneficio además a la gestión pública.

El hacerlo por la consulta, con todos los bemoles propios de esta opción, sólo tendría justificación si la Asamblea se niega a dar paso a una propuesta del ejecutivo. Es decir, si no existe identificación de objetivos en el plano politico institucional y sea necesario recurrir a esta forma directa de resolución del bloqueo.


El Jefe de Estado anuncia para febrero una visita oficial a China y, según la agenda, se trataría el tema de la deuda con ese país. ¿Cómo se debiera abordar este asunto, si se plantea ir hacia una renegociación? ¿China acogería la propuesta ecuatoriana?

Es una visita de mucha importancia por el gran portafolio de temas y relaciones que tienen los dos países. Cada uno de ellos vale por si mismo y merece el cuidadoso espacio en las conversaciones de este viaje. El Gobierno a dejado en claro que las relaciones internacionales sólo estarán sometidas a la valoración de los intereses del país y a la aplicación de la política de apertura sin miramientos ideológicos.

Con esto en mente, el tratamiento de la deuda deberá balancearse con los otros temas y objetivos. Sin duda, el paìs necesita tener alivio en estas obligaciones y deberá buscar las mejores opciones, pero no debe comprometerse, especialmende de manera pública, a conseguir algo que en la práctica le pueda resultar un objetivo fallido. Por prudencia y respeto entre la partes, los detalles de las proposiciones deben caer dentro del marco de la reserva temporal.


En el 2022 se producirán hechos relevantes en los principales sectores estratégicos del Ecuador: anuncio de nuevo catastro minero, nuevos contratos petroleros, renegociación de concesiones telefónicas y desarrollo de nuevos proyectos eléctricos. ¿Cómo garantizar que esos procesos sean de absoluta transparencia y beneficien al país?

Estos son temas que requieren ser conocidos por el país, con reglas abiertas, normas generales, procedimientos limpios y decisiones plenamente justificadas. Aquí , como en toda decisión que involucra uso o búsqueda de recursos públicos, no cabe reserva alguna. El tema de fondos o recursos que nadie da cuenta deben ser parte del catastro de fierros viejos, inservibles y de malos recuerdos.

Lo único que cabe en estos procesos es cuidar el interés colectivo sobre la valoración de los bienes sujetos a este proceso y, esto sólo, hasta que se presenten las ofertas, momento en el cual todas las cartas deben quedar sobre la mesa.


Colaboración

Diario El Comercio