Inquietudes nacionales

El Ministro de Finanzas anuncia una próxima cita con el Fondo Monetario Internacional. ¿ Cuáles podrían ser los ejes principales de esa reunión?

El objetivo debería ser el formalizar el proceso de renegociación del actual acuerdo ampliado de financiamiento que se encuentra en vigencia y necesita actualizar los objetivos y las metas dados los profundos cambios que ha ocurrido en la economía desde el momento en el cual se establecieron esos propósitos.

Hasta la fecha, el gobierno en funciones ha mantenido contactos incluso previos al inicio de su mandato pero no ha oficializado el interés de contar con el apoyo de este multilateral, que por cierto también ha expresado a través de distintos voceros el interés de entrar en esta etapa de conciliación de visiones mutuas, para llevar al plano de un compromiso firme el apoyo financiero que requiere la economía a fin de que pueda trabajar dentro de un ambiente adecuado.

Seguramente, por la forma como se desarrollan este tipo de reuniones, el gobierno presentará un panorama general del estado actual en el que se encuentra el país, los objetivos de la política económica, la solución o por lo menos mitigación de los problemas sociales y el abordamiento del complejo problema presupuestario. El FMI por su parte abrirá el abanico de opciones que pueden explorarse, que ojalá contenga flexibilidades en el proceso de recuperación de los equilibrios macroecómicos.

Luego vendrá la tarea cuantitativa de determinación de brechas y necesidades y ahí será momento de mayores precisiones conceptuales del programa. Hay, que duda cabe, tarea para un buen rato. Hasta tanto, lo previsible es tener una política muy contenida de gasto público pues la caja fiscal no dispone de recursos para cubrir todas las obligaciones presupuestarias.

La gestión política de una reforma tributaria que aspectos debe contemplar. ¿Cómo mejorar la recaudación tributaria y combatir la evasión fiscal?

El Ecuador fue durante muchos años un país ejemplo en el manejo de las finanzas públicas. La estabilidad de precios, la cambiaria y los indicadores financieros eran cuidadosamente monitoreados. Obviamente los gobiernos colaboraban, a veces por las buenas o convencidos como el de Galo Plaza y otras por las malas como el caso de Velasco Ibarra que tenía una tendencia marcada hacia el gasto y chocaba con el Banco Central que defendía su autonomía y forma de mirar la política economica como el más importante instrumento generador de confianza.

Con el tiempo esa mirada fue perdiendo horizonte y con el florecimiento de los mercados financieros mundiales, en especial luego del primer embargo petrolero de los año setenta, el gobierno vió en el endeudamiento otra vez -luego de la etapa de la independencia- como su boya de salvación a las presiones de mayores gastos públicos. Desde ahí, la lucha ha sido conseguir que enmiende su conducta, la enmarque en los recursos disponibles y no se salga del principio de manejo equilibrado. Pero, más allá de esfuerzos que lo lograron, floreció la visión populista de soluciones milagrosas y renacieron las conductas dispendiosas.

Hoy, las circunstancias lo tienen en una etapa de reconstrucción de ese equilibrio que exige decisiones simultáneas, aunque algunas suenen contrarias al período de bajo crecimiento, como son el control del gasto público, la selección estricta de prioridades y por supuesto la optimización de la recaudación de tributos, cuya reconfiguración tiene aristas conocidas. El trabajo del SRI es un ejemplo en la región, pero tiene problemas, unos de administración que lo vuelve muy burocrático, enredado, y por otra la configuración de los tributos es tan poco sensata que permite evasiones o elusiones de muy dificil corrección.

Es una verdad que entre las tasas contributivas y las reales hay una distancia muy grande por lo cual pensar en una revisón integral que reduzca las tasas nominales y elimine una serie de excepciones, exoneraciones o tratamientos especiales, puede en la práctica ofrecer mejores recaudaciones además de ampliar la base de contribuyentes. Y, es que esos tratos discriminatorios son otra forma de subsidios públicos escondidos que no deben estar vigentes, pues las actividades privadas no requieren de ese tipo de incentivos sino de una política fiscal estable, creible y moderada.

El nuevo presidente de la CONAIE insiste en derogar los decretos relativos al incremento del precio de los combustibles ¿Se puede establecer subsidios dirigidos?

No veo coherencia en el planteamiento de la Conaie. Incluso resulta dificil entenderla frente a la evolución negativa de los precios con este proceso de ajuste en marcha. Aún más, resulta increíble pensar que la propuesta busca mantener los privilegios de clases sociales pudientes y sostener abiertas la puertas para el tráfico irregular de estos productos, pues ya se sabe que frente a grandes diferencias de precios no hay control que aguante o sirva. Finalmente, con los instrumentos tecnológicos actuales la focalización de subsidios -saludable y recomendable- es posible hacerla e incluso controlarla

Surgió en Quevedo un nuevo caso de captación de recursos y ofertas de altos intereses, ¿Cómo debe actuar la autoridad?

Es increíble volver a ver este tipo de estafas tan descaradas que encuentran tantos incautos. Se confirma la falta de educación básica, de cultura financiera elemental en una parte de la sociedad nacional, que por el afán desmedido de ganar dinero no mide los riesgos y cae en estas trampas.

En la ley existe suficientes disposiciones para sancionar a estos estafadores. Lo que se requiere es perseguirlos, encarcelarlos y juzgarlos. De otra parte, es indispensable mantener una permanente comunicación educativa de advertencia para que la gente entienda como son las cosas serias.

Colaboración

Diario El Comercio

03 de julio del 2021