top of page

Es momento de separarme

A principios de 1.997, Guadalupe Mantilla directora del diario El Comercio tuvo la gentileza de invitarme a escribir en sus páginas editoriales en calidad de columnista, que luego se extendió a ser miembro del Consejo Editorial y más tarde al Directorio. Desde esa fecha, han transcurrido mal contadas un poco más de 1. 350 semanas en estos 26 años durante las cuales he intercalado mi columna personal de opinión con la denominada Inquietudes Nacionales que nació a los pocos meses como una iniciativa compartida con el recordado Jorge Ribadeneira, cuyo objetivo era abrir un espacio para atender a las preocupaciones que recibía la redacción de sus lectores o que se producían al interior de su cenáculo.


Ha sido una etapa de retos y oportunidades. Me permitió estar cerca de los hechos trascendentes de la vida nacional, especialmente del campo de mi especialidad; mantener un ojo en el gravitante mundo internacional; y, en no pocas ocasiones verter opiniones en otros quehaceres de singular vivencia. Conocí las complejidades de la actividad periodística, de sus principios y obligaciones para con la sociedad pues, tiene el privilegio de llevar la bandera de la comunicación sobre normas éticas perfectamente enmarcadas en el compromiso de la veracidad en la transmisión de los hechos conocidos, más allá de los sentimientos de afecto, desagrado, conveniencia o compromiso.


He podido ser fiel con el compromiso ético de mantener las opiniones separadas de cualquier interés personal, apegado a los paradigmas de una sociedad libre, responsable de lo que se dice, objetivo en la valoración de hechos sustentados y, lejos de esa vieja y perniciosa forma de agredir al adversario, denigrarlo, en lugar de debatir ideas y buscar soluciones que, son la esencia de la democracia y de los derechos fundamentales de sus miembros.


Es el momento de separarme. Agradezco al diario, a sus periodistas, a Guadalupe, a los lectores y, por supuesto a los críticos que mantuvieron altura y respeto en la discrepancia.



Colaboración

Diario El Comercio

Comments


bottom of page