Es hora de hacerlo

Los síntomas de un cambio de humor de la economía ecuatoriana se perfilan con cierta claridad: el crecimiento del PIB será más modesto del que se esperaba. Parece lejano superar el 3% que se creía posible. El rango se piensa que estaría más cerca del dígito inferior. A los daños propios se suma los efectos del paro y los impactos del mundo que vive entre crecer o batir la inflación, con una guerra estratégica que lo puso de cabeza.

Los flujos financieros internacionales están alterados, las tasas de interés de afuera persiguen a la inflación, las deudas sufren, en fin, ni bien parecía que se salía del hueco de la pandemia, otra vez se suman amenazas. Así está la cosa y hay que enfrentarla una vez más. Es momento de pensar en opciones de reducción de los daños nacionales. Los que se pueda y, para el país uno de ellos es recuperar la flexibilidad y claridad del manejo de la liquidez del sistema financiero a fin de contrarrestar la tendencia monetaria contractiva que presiona las tasas de captación y pronto contaminarán las de crédito. Por suerte cuenta con un sector externo recompuesto y unas reservas internacionales en mejor posición. Es momento de eliminar las distorsiones establecidas por las famosas relaciones conocidas como Coeficientes de Liquidez Doméstica (CLD) y el Coeficiente de Liquidez Externa (CLE), que no sirven para otra cosa que crear rigideces absurdas que alteran el manejo de riesgo, cuando la teoría universal recomienda utilizar exclusivamente el indicador del “encaje bancario” o “reservas bancarias” en el Banco Central.

Además, conviene suspender las aportaciones obligatorias al COSEDE (actualmente ya cubiertas) y, esos recursos redirigirlos a la recomposición del Fondo de Liquidez. Se reducen costos (menor presión en las tasas). Se compensa con liquidez dirigida (parte de la red de seguridad financiera), llevando al sistema a utilizar con criterio de prioridad y riesgo calculado los recursos que hoy no puede hacerlo y la economía los necesita.

Colaboración

Diario El Comercio

22 de julio del 2022