top of page

El ocaso de su existencia

El nuevo libro de la periodista Anne Applebaum que lleva por título “El Ocaso de la Democracia. La Seducción del Autoritarismo”, es un ameno relato personal sobre las duras e inesperadas vivencias acaecidas en los últimos años con muchos de sus “amigos y conocidos” quienes, por los profundos cambios ocurridos en los ambientes políticos de los países en los cuales viven, han devenido en enemigos radicales. Seres que se miran con suspicacia, temor o venganza. Seres que desconocen su pasado o pretenden olvidarlo para adoptar una postura pública dura, ríspida, carente de actitudes propensas al diálogo. ¿Qué pasó es la lógica pregunta para estos cambios?


La cita en este libro de Jeanne Kirkpatrick, embajadora de los EEUU ante las NNUU nos puede ayudar a comprender un importante causa: dice que, más allá de los cañones, las armas e incluso las ojivas nucleares que eran o son peligrosas para la democracia, en nada se comparan con aquella forma concreta de cinismo que se propaga para destruir una sociedad cuyo objetivo inicial parte por deslegitimar sus instituciones fundamentales. Y, conste que esta advertencia hecha en 1986 es el camino que hoy siguen con presteza los autoritarios (abusivos e inmorales) de estos tiempos que, disfrazados de demócratas convencen a los ciudadanos con un aluvión de falsedades, sofismas y declaraciones sin contenido real, referidos al mundo de la democracia liberal y la libertad, como paradigmas del engaño, del embuste. De la apropiación abusiva, de la inequidad y la injusticia.


Usan todo instrumento que les lleve a conquistar el apoyo colectivo. La amoralidad es su compañero de vida y la mentira el medio con el cual se destruye la confianza. Por ahí nace el miedo que es el peor enemigo de una sociedad que descansa en una organización de derechos y obligaciones balanceados. Se vuelve terreno de nadie donde el abuso, la violencia y la muerte tienen juego libre.


Despierta Ecuador. No dejes que el epitafio sea “Así fue el ocaso de tu existencia”



Colaboración

Diario El Comercio

Comments


bottom of page