Chao gaste mas. Bienvenido gaste bien.

Hay una creencia generalizada sobre la abundancia de recursos en las cuentas presupuestarias del gobierno. La reforma tributaria y el aumento del precio del petróleo ofrecen el sustento para que esta apreciación de paso a la visión de un cambio fundamental en la dirección de la política fiscal. Un cambio que atienda las innumerables peticiones de recursos que florecen por todas partes.


Al mirar las cifras del presupuesto, la realidad no parece ser tan emocionante. En verdad se aprecia una mejor estructura general entre los gastos comprometidos y los ingresos planeados. Hay señales evidentes de que las angustias, que vienen desde el gobierno de Correa han sido mitigadas por la gestión fundamental de tres ministros de Economía y Finanzas: Martinez, Pozo y Cueva. El país o mejor los dos gobiernos acertaron en sus designaciones y de ellas salen resultados que eran de muy dificil consecución. No ha sido gratis ni indoloro, pero si ha sido responsable todo lo hecho. La lista de correcciones es inmensa aunque el Alzhaimer nacional lo olvida pronto y exige más.


Pero, bendito pero, el déficit sigue luchando por su supervivencia y muchos acólitos le apoyan con cualquier argumento. ¡Gaste más¡ Es hora de la reactivación, como si el gasto publico fuera el motor de la economía, cuando ese es el sector privado con sus decisiones de inversión y confianza.


Yo cambiaría el mensaje por ¡gaste mejor¡ pues le falta dinero al gobierno. No le sobra. Sigue endeudándose y el país todavía no sale de ese rollo que viene de hace muchos años. Además, se siguen encontrando cuentas ocultas que le dejan al país con una imagen “tramposa” que por fortuna ya saben quienes lo hicieron y lo que ha costado y sigue costando encontrarlas.


Y pensar que ahora aparecen nuevas obligaciones: Ejemplo, la violencia y seguridad nacional piden más recursos y , eso esta claro pero supone que otras cosas pierden prioridad, salvo salud, educación, bienestar. Y aquí también el ¡gaste bien y de forma transparente¡ se impone¡



Colaboración

Diario El Comercio

10 de junio del 2022