Artículos recientes
Artículos destacados

Inquietudes nacionales

En agosto nuevamente la inflación fue negativa. ¿Qué mensaje trae este resultado?


Es el tercer mes consecutivo con caída general de precios. Pero no sólo eso, sino que ya es el segundo que además señala el mismo efecto acumulado en lo que va del 2020; y, también si se lo mide con agosto del año 2019.


En síntesis: Inflación de agosto: -0.32; Enero-Agosto 2020: -0.76%; Agosto 2019-Agosto 2020: -0.55% Estos tres datos marcan un camino de deflación perceptible en el tiempo, que aún cuando parece incipiente, de mantenerse, ocasionará desarreglos mayores en la ya complicada realidad, como el de convertirse en un elemento endógeno (propio del sistema) que contrae (dilata-posterga) el consumo privado que es el más importante componente de la demanda agregada, con lo cual deteriora la posibilidad de recuperar el nivel pre deflación del crecimiento interno de la economía. Afecta los márgenes de rentabilidad de los agentes productivos (o incluso los puede volver negativos) con su irradiación desincentivante de la inversión. Pero no sólo eso, sino que revaloriza ciertos costos como los salariales, así como aumenta el valor real de las deudas, que en conjunto llevan a un nivel superior al riesgo de incumplimiento de las obligaciones y complica la funcionalidad del sistema financiero. Igual ocurre con la tributación y la representatividad del Estado en la sociedad, con lo cual el equilibrio parcial de este sector también sufre.


En dolarización, una inflación negativa ayuda a recuperar la competitividad internacional perdida a lo largo de tantos años de mal manejo de la economía en especial por la imposición de mayores cargas tributarias (muchas distorsionantes) y un manejo político de los salarios desvinculado de su productividad. Sin embargo, si esa ventaja no viene acompañada por una corrección de los precios internos que reflejen precisamente esta nueva realidad, pocas serán las actividades que puedan beneficiarse de este retoque, especialmente si no tienen un capital intangible alto por unidad de empleo y no cuentan con márgenes que les permiten cubrir los diferenciales arancelarios que existen con los productos de países que tienen acuerdos comerciales. En resumen, actividades de alta competitividad y por supuesto eficiencia.


La deflación es otra alteración, desconocida en la historia moderna de la economía que requiere solución. Obviamente, si los precios de todos los factores de la producción fueran totalmente flexibles (especialmente hacia la baja), su presencia no debería ocasionar daños internos, para simultáneamente ofrecer beneficios tangibles de competitividad externa (si no existe modificación del tipo de cambio). Pero esa realidad no existe, por lo cual su tratamiento parte de la solución de esa debilidad propia de un mundo que defiende sus conquistas o beneficios y se resiste a reconocer pérdida de un aparente bienestar.


¿Cómo tomar el acuerdo a formalizarse por el directorio del Fondo Monetario Internacional?


El nuevo acuerdo con el FMI es un factor contribuyente clave en la solución de la crisis nacional. No es la solución per se. Ayuda a mitigarla. Tiene trascendencia por los mensajes y compromisos que lleva dentro de su seno, tanto para los agentes económicos nacionales como a aquellos que de una u otra manera mantienen lazos, intereses, afecto con el Ecuador.


En esta ocasión, el acuerdo demuestra además la confianza que los gobiernos extranjeros más representativos y sus organismos financieros tienen en la responsabilidad política de los gobernantes nacionales y sus potenciales reemplazantes, de actuar con sensatez para sacar adelante una economía que se ancló totalmente al dólar y tiene que recuperar su vitalidad natural.


Sólo así se puede entender una facilidad de 6 500 millones de dólares (7% del PIB), vinculada a un programa de 27 meses que requerirá de la comprensión de la nueva administración.


¿Cuál puede ser la reacción de los multilaterales luego de esa noticia?


El acuerdo extendido con el FMI y la renegociación de los bonos internacionales son dos eventos que mejoran la perspectiva de la economía. Precisamente por ello una agencia de calificación alivió en un peldaño la valoración del riesgo, aunque la mantiene dentro del rango de alto riesgo.


Ahí se tiene un hecho que demuestra la bondad de una política económica que emite mensajes claros, aunque las decisiones no lleguen a resolver los graves nudos construidos por tanto desafío a la lógica y el sentido común. Así también lo deben ver los multilaterales, que con seguridad se sentirán más cómodos trabajando en favor del Ecuador.



Mientras tanto, ¿cuánto dinero inyecta a la caja fiscal el cobro anticipado de impuestos a grandes empresas y cómo cataloga la reacción de los sectores productivos?


El principio fundamental de enfrentamiento de una crisis o de aprovechamiento de una etapa de expansión, es la participación de todos los estamentos, tanto en la solución como en los beneficios. Eso se logra, la historia es clara, sólo con políticas económicas equilibradas, de amplio respeto a la libertad, de cultivo de la competencia, de apoyo al emprendimiento, de transparencia, con leyes que se respetan y contratos que se cumplen. Se logra con Estados comprometidos en formar seres humanos capacitados y con estructuras de salud y de pensiones eficientes.


Entonces, si estos principios forman parte del ADN de una colectividad, la participación solidaria de empresas que pueden hacerlo, no sólo que es explicable, sino además forman parte de su responsabilidad social. Y eso es lo que ahora le pide el gobierno a un grupo de ellas, que además sólo es un anticipo y no una contribución permanente. El monto estimado de recaudación no llega a los 300 millones.



Colaboración

Diario El Comercio

07/09/2020

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.