Las deudas cercan al gobierno