Artículos recientes
Artículos destacados

Inquietudes nacionales

¿Cuál es la situación actual del precio internacional del petróleo? ¿Se prolongará su descenso?


La situación de los mercados internacionales es de alta volatilidad. Las bolsas de valores están fuertemente afectadas por la valoración de algunas actividades, en especial la financiera que atraviesa por una crisis compleja. A esto se suma la perspectiva poco alentadora de las economías norteamericana y europeas.


El mercado de hidrocarburos no escapa a esta situación, en la cual su valor estratégico le convirtió en un activo apreciado por inversionistas frente a opciones financieras de baja rentabilidad. Sin embargo, tan pronto se percibe un cambio en las perspectivas sobre el valor del dólar, en la dirección de la política monetaria o de los problemas políticos en las áreas de producción petrolera, el precio de este bien cambia de dirección.


Hay por lo tanto un significativo componente “especulativo” en la demanda de petróleo que provoca cambios violentos, pero insostenibles de su precio. Y lo que se ve desde hace un poco más de tres semanas cuando la cotización llegó a casi 150 dólares el barril, es precisamente la reversión que ocurre en mercados desestabilizados. Este proceso todavía no permite ver el nivel al cual se estabilizará. Algunos predicen un retorno a los 80 dólares, pero esta apreciación también tiene su grado de subjetividad y hay que tomarla con reservas.


Lo cierto es que la estructura de la economía mundial no está construida para trabajar con energía cara, y los daños que ocasiona traerán problemas de equidad, mayor pobreza en muchos países y regiones, elementos que a la final conspirarán con este tipo de energía no renovable.


El régimen de transición contemplado en el proyecto constitucional tendrá algún efecto económico o su contenido es exclusivamente político si es que se produce su aprobación?


Sabemos que dentro de una sociedad los hechos políticos conducen a las demás actividades nacionales. Si un país dispone de una organización política estable, predecible, seria, bien articulada, las actividades que se desarrollan dentro de esa colectividad generan riqueza, ofrecen oportunidades, resuelven problemas. Al contrario, sociedades políticamente inestables, destruyen bienestar, ofrecen pobreza, desplazan seres humanos.


Ahora bien, todo el proceso político de cambio se ha hecho sobre bases jurídicas muy endebles y sin respeto a la organización política establecida. La etapa que concluye puede producir una concentración del poder total en el ejecutivo, destruyendo las bases de un sistema democrático que como sabemos muy bien es el sistema equilibrado de responsabilidades públicas que asegura la vigencia de los derechos individuales y colectivos en un marco de libertad, pero que en nuestro caso y en su lugar promociona inseguridad e incertidumbre, que no son las materias primas del bienestar de una sociedad.


¿Qué incidencia en la estructura del IESS tiene el nuevo proyecto constitucional en el caso de aprobarse?


Consagra un monopolio público absoluto. Establece un sistema de pensiones de reparto total que no dispone de un solo incentivo para promocionar este ahorro obligatorio. Incluye nuevos afiliados como las amas de casa cuyas pensiones y demás prestaciones se financiarán con subsidio público. Los emigrantes pueden incorporarse de forma voluntaria.


Establece el seguro universal obligatorio para toda la población nacional. Generaliza casi todas las prestaciones y fija las tres clásicas fuentes de financiamiento: aportes personales, de las empresas y del estado. Crea el banco o la financiera de la seguridad social que debe manejar todos sus recursos. El BCE deja de ser su agente financiero y con esto añade nuevos riesgos a su actividad.


No establece ningún principio vinculante entre la aportación y la pensión de retiro, ni fija condiciones de manejo que aseguren la existencia de un sistema que disponga de recursos para sobrevivir en el tiempo. Con las nuevas reglas, el sistema actual incorpora obligaciones de una magnitud que multiplicará el déficit actuarial y establecerá un subsidio estatal de enormes proporciones. Se establece un compromiso público ilimitado e incontrolable.


Este monopolio no tiene ningún mecanismo que asegure el manejo eficiente de los fondos y la fijación de políticas compatibles entre la disponibilidad de recursos y la prestación de sus servicios. El sistema no induce a su popularización. Su destino es el fracaso con pensiones de hambre.


¿En realidad el Ecuador se perjudica o se beneficia con la elevación del precio del petróleo?


Aunque las cifras siguen siendo muy preliminares por cuanto hasta la fecha no hay una política hidrocarburífera definida por las negociaciones aún pendientes con las compañías petroleras y la certeza sobre el cumplimiento de los programas de Petroecuador, la conclusión respecto del beneficio que trae al fisco el aumento de precios del petróleo es favorable. El margen entre el valor adicional que recibe por las exportaciones y participación neta del petróleo menos el monto que debe asignar para cubrir el subsidio de los combustibles siempre es positivo a cualquier nivel de precios.


Esto no quiere decir que el subsidio de los combustibles es recomendable ni que su monto no tiene importancia. Representa un problema de inequidad y desperdicio de recursos, además del daño ambiental e intergeneracional. Para este año los ingresos petroleros llegarían a 12.8 mil millones, los costos 5.3 mil millones y el valor neto de ingreso fiscal sería 7.5 mil millones, que representa apenas el 59% del ingreso total


DESTACADOS


El déficit del IESS se multiplica con las obligaciones del proyecto constitucional. Fracasará con pensiones pobres.




Colaboración Editorial

DIARIO EL COMERCIO

Agosto 15 del 2008

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.