Artículos recientes
Artículos destacados

Inquietudes nacionales

¿Qué interpretación se le puede dar al índice inflacionario que registró la economía nacional durante el mes de enero del 2008?


Los últimos cuatro meses del 2007 ya demostraron un resurgimiento de la inflación, explicada básicamente por el aumento de los precios de los alimentos que los llevó a tener un incremento anual del 6%. De esta forma se convirtieron en el aporte más importante de la inflación global. En enero el proceso se agudizó. Las razones son obvias: aumento de costos por revisión de salarios, impactos tributarios e inflación importada. El resultado llevó a la inflación del mes a ser la más alta de los últimos cinco años poniendo a los alimentos con un 7.7% de aumento anual.


Los mercados internacionales de materias primas, productos estratégicos básicos y alimentos siguen desequilibrados. La demanda hasta ahora no puede ser satisfecha con producción adicional, lo que lleva a una presión constante de los precios y a la transferencia de sus efectos en los mercados locales. El caso del trigo es emblemático: la tonelada ha pasado de 270 dólares a más de 700 dólares en menos de un año. Eso explica en parte lo que ocurre en el país. Lo que complementa es la debilidad de las políticas económicas que no han podido aprovechar esta oportunidad para generar producción excedente que estabilice el mercado interno y aproveche las rentabilidades atractivas de los mercados externos.


La desvalorización del dólar encarece las importaciones y con ello transfiere directamente o con mayor fuerza el efecto de la inflación externa. Esto se ve de manera particular, aunque no única, en el costo de los artículos de hogar así como en los insumos de uso agrícola.


El aumento salarial y los costos fiscales adicionales complementan las causas, aunque su impacto será transitorio pues para febrero deberían haberse absorbido ya que no se repiten en el tiempo. Sin embargo, el nivel de inflación del 4.1% anual es una severa advertencia al gobierno y al país de que las cosas no andan bien. De persistir esta tendencia podría advertirse un daño mayor en el sistema de dolarización. Ventajosamente los EEUU ahora tienen una inflación gemela.


¿El conflicto entre Pdvsa y Exxon Mobil es un eslabón más del enfrentamiento entre Venezuela y Estados Unidos? ¿Será posible que se cierren las exportaciones petroleras de Venezuela hacia la los EE.UU.?


Se lo puede ver de esa manera ya que es consecuencia de las decisiones políticas tomadas por el actual gobierno venezolano de estatizar campos petroleros y ciertas actividades de servicios públicos, para lo cual en unos casos utilizó mecanismos de mercado y compró las participaciones privadas, mientras en hidrocarburos rompió los contratos al imponer a Pdvsa como socio mayoritario con un 51% de participación directa en la explotación del hidrocarburo.


Exxon no aceptó esta decisión y reclamó ante las cortes internacionales la reposición de sus inversiones. Ese es el origen de la medida cautelar ordenada por un juez, cuyo monto parece desproporcionado frente al valor reclamado, pero que es producto del desacuerdo existente y refleja el resultado de una reclamación de derechos.


En el campo comercial tanto Venezuela como los EEUU se necesitan mutuamente y parecería que una retaliación mediante el cierre del suministro no les conviene a ninguno de los dos. Los daños son demasiado grandes. Ambos pierden. EEUU porque debe buscar otra fuente de abastecimiento y Venezuela que debe encontrar a quien vender, con el agravante de que dispone de una enorme red de producción y distribución de combustibles dentro de los EEUU, conformada por refinerías construidas para procesar un crudo de características específicas y dispensadoras (Citco), que no tendrían combustibles propios para trabajar.


Debe estar claro, que salvo que Venezuela deje de producir, la decisión no cambia el volumen diario de producción (oferta) de petróleo en los mercados mundiales, ni altera el nivel de la demanda, pero si ocasiona un fuerte desarreglo en los flujos actuales.


¿Corresponde a la Procuraduría del Estado determinar o solicitar la salida del parque Yasuní de cuatro empresas petroleras extranjeras?


No tiene facultad para esto. Es una iniciativa que sale de su ámbito de acción. El antecedente que genera esta acción es la demanda planteada por las tribus indígenas del Oriente ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos solicitando que se disponga al gobierno nacional que no se invadan los territorios de su hábitat, demanda que no tiene sentencia todavía. Lo que existe es una comunicación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del 10 de mayo del 2006 solicitando la adopción de medidas necesarias para proteger a los pueblos indígenas de la presencia de terceros en sus territorios fijados en la “Zona Intangible” en 1999. Esta comisión dio 10 días de plazo (?) para que se cumpla su pedido y que se le informe cada dos meses.


Lo que pide el Procurador no sólo que rebasa sus responsabilidades sino que pone en graves aprietos a las propias finanzas públicas que reciben el 99% del incremento de precios de la producción de esos campos, además del conflicto legal que ocasiona.


¿Cómo debe evaluarse el pesimismo que ha predominado entre los Ministros de Finanzas de la Unión Europea y de los representantes del G-7 últimamente reunidos en Tokio?


Como el resultado de la evaluación general del panorama económico de los EEUU que demuestra muchas debilidades y plantea interrogantes muy serios sobre la dimensión del problema económico. Tres componentes parecen ser los que marcan esta situación: caída de precios de los bienes raíces con su impacto en el sistema financiero y la liquidez de los mercados; altos precios de la energía y rebrote inflacionario.


Reconocen la presencia de un proceso de desaceleración que está en los límites de la recesión cuya mayor preocupación es la posible contracción del consumo y la contaminación de toda la economía mundial. Las fuertes tensiones bursátiles han afectado los patrimonios familiares profundizando la percepción de pérdida de valor que produjo la crisis inmobiliaria, todo lo cual puede derivar en contracción de la demanda de bienes.


La situación del sistema financiero es compleja y volátil, que exige decisiones de alivio poniendo más dinero y reduciendo su costo de uso con la reducción de los intereses, pero trae consigo mayores o potenciales presiones adicionales en la inflación, que ya es la más alta de los últimos 17 años.


Todo esto les llevó a anunciar posibles medidas individuales en un ambiente de responsabilidad compartida.


DESTACADOS:


La inflación de Enero es la más alta de los últimos cinco años, poniendo a los alimentos con un 7.7% de aumento anual.



El pedido del Procurador sobre el Yasuní rebasa sus responsabilidades y pone en aprietos a las finanzas públicas.



Colaboración Editorial

DIARIO EL COMERCIO

Febrero 15 del 2008

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.