Artículos recientes
Artículos destacados

Inquietudes nacionales

¿De qué manera se puede explicar al pueblo ecuatoriano que un año económicamente tan líquido como el 2006 deje un abultado déficit fiscal?


La estructura de las finanzas públicas ecuatoriana es tan compleja que no permite tener una visión de conjunto de una manera directa. Se requiere realizar una serie de cálculos, adiciones, para poder comprender lo que ocurre, y esto lleva con cierta frecuencia a escuchar criterios dispares, algunos sin sustento y otros especulativos, lo cual confunde a la sociedad y permite a la par libertinajes en la ejecución de la política fiscal.


En estos días hemos visto como se confunde el concepto de déficit con el de atrasos, y éste con el de pedidos o aspiraciones. Y por supuesto los tres son diferentes.


Al cierre de un año calendario siempre se producen atrasos en el cumplimiento de las obligaciones presupuestarias. Normalmente la llamada “bola” o también conocida “mochila de atrasos estructural” oscila alrededor de los 400 millones de dólares, que no son otra cosa que los pagos que quedaron pendientes de liquidarse con cargo al año vencido. Usualmente la remuneración de diciembre se paga en enero y eso significa 200 millones. Al IESS le transfieren los 100 millones del 40% de las pensiones bajo ese mismo calendario. Los Municipios reciben 70 millones de igual forma, y así por el estilo, Esto es normal y no requiere comentario mayor. Si los atrasos fueran mayores, en especial el pago de salarios ya se sabría por la reacción natural que hubieran tenido los servidores públicos.


El déficit en cambio es el monto de recursos que le falta al presupuesto para atender todos los egresos, cualquiera que sea la fecha en que se ejecuta la transacción. Ahí no cuentan los atrasos normales. El déficit se refleja usualmente en mayor endeudamiento. Para el año 2006 se estima que el déficit global estará entre 300 y 500 millones de dólares.


El tema de los pedidos no atendidos es la tercera parte de esta explicación, y ahí hay la presión para que el gobierno les atienda, pero ello sólo puede hacerse estableciendo las asignaciones presupuestarias pertinentes, pues aunque existan compromisos o convenios firmados, si no hay una asignación específica, no puede atenderse el petitorio. La dificultad sube en grado por las limitaciones de gasto que impone la Ley de Transparencia Fiscal y las sanciones que se determinan para los infractores. Aquí se ven los resultados de esa vorágine de paros y de los afanes gubernamentales de congraciarse con ciertas regiones.


Finalmente, hay un problema de liquidez que dificulta el trabajo del presupuesto y las razones básicas son dos: el aumento de los subsidios que ha ocasionado una reducción de aproximadamente 800 millones en ingresos petroleros previstos y el incumplimiento de programas que tenían financiamiento externo. La situación de los subsidios es tan delicada que Petroecuador está entregando gas en especie a los distribuidores para pagar sus servicios ya que con el precio actual no le queda margen para el pago.


En todo país existen órganos estatales dirimentes de conflictos de funciones. ¿Cuál será esta instancia en el Ecuador cuando se avecina un grave enfrentamiento entre el nuevo Gobierno y el nuevo Parlamento?


En un sistema democrático las reglas de juego las establece la constitución. Ahí, cada función del estado, cada organismo público, cada persona, en fin todos los que conforman la sociedad tienen perfectamente establecidos sus derechos, obligaciones y responsabilidades.


Es obvio que la estructura de cada una de ellas refleja el resultado de los consensos históricos alcanzados por los pueblos, y eso es precisamente lo que las enriquece: su origen democrático que le legitima en su carácter de norma superior.


En el caso del Ecuador, la dirimencia de conflictos a nivel constitucional tiene un mecanismo perfectamente establecido: El Tribunal Constitucional, cuya conformación, competencias, formas y condiciones de presentar demandas, y el carácter definitivo de sus resoluciones consta en los Artículos 275 al 279 de la Constitución Política.


De esta manera las leyes, decretos, resoluciones, y demás actos que estén sometidos a la dirimencia de este tribunal, siguiendo el debido proceso, pueden ser revocados o confirmados de forma irrevocable.


¿Hasta qué punto una tensión diplomática como la que existe con Colombia puede afectar las relaciones económicas bilaterales que son tan intensas y positivas para los dos países?


Desde el momento mismo en que se produce un impase se afectan todas las relaciones bilaterales. Por supuesto, la dimensión del efecto depende por un lado de la profundidad del desacuerdo, de la forma como se lo enfrenta, de su duración, del afán de corregirlo. Por otro, de la intensidad de las relaciones, de la multiplicidad de compromisos, de la interdependencia económica, de su complementariedad. Desde un tercer ángulo, los daños dependen del entendimiento real de las causas que amparan a cada parte, de su comprensión para buscar puntos medios. Y esto último, es algo que no se aprecia en el desarrollo de las posiciones de cada país.


En este caso, el amplio balance de las relaciones políticas y económicas alcanzado a lo largo de los últimos años debe pesar, en ambas partes, para deshilvanar opciones de entendimiento. De ahí que la búsqueda oportuna, rápida de un acuerdo puede evitar que los efectos negativos lleguen a ser desproporcionados e inconvenientes.


¿Cómo se puede evaluar la administración del Bloque 15 una vez concluido el año 2006 y en vísperas de que termine el actual gobierno?


Desde el punto de vista de producción las cifras demuestran estabilidad. Los ingresos entiendo que se manejan de manera separada y el sistema operativo ha tenido dificultades en mantenerse dentro de un nivel seguro y eficiente.


¿Cuál es la estimación de crecimiento de la economía ecuatoriana en el 2007?


Según la última información disponible preparada por el Banco Central, el PIB podría crecer en el 3.5%, con lo cual el valor en dólares corrientes sería de 44 000 millones de dólares.


La descomposición de este crecimiento entre el PIB petrolero y el no petrolero arrojaría una caída del 0.1% en el primero y un aumento del 3.7% en el segundo. Dentro de éste, la agricultura crecería en el 2.9%, la industria el 3.7% y la construcción el 5.5%.


Las ramas petroleras representarían el 12.5% del PIB nacional y las demás el 87.5%.


DESTACADOS


En el país se confunde el concepto de déficit con el de atrasos, y éste con el de pedidos sin asignaciones fiscales.


La dirimencia de conflictos constitucionales tiene un mecanismo perfectamente establecido: El Tribunal Constitucional



Colaboración Editorial

DIARIO EL COMERCIO

Enero 5 del 2007

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.