Artículos recientes
Artículos destacados

Inquietudes nacionales

Simultáneamente se están abriendo dos licitaciones para la administración del puerto de Guayaquil y para el nuevo puerto internacional de Manta. ¿Estos puertos pueden ser complementarios o son competitivos para un país pequeño como el Ecuador?


Reúnen las dos características. El puerto de Manta es abierto al mar, es directo y su acceso no tiene complejidades especiales. Las embarcaciones pueden realizar sus maniobras de una manera segura y rápida. Por lo tanto los costos de la operación del puerto y los de las empresas navieras son muy competitivos en términos internacionales. Además su ubicación geográfica le coloca en una posición interesante y hasta privilegiada para el desarrollo de los servicios de manejo de carga con los países asiáticos y los de Sudamérica. Me parece, que para Manta la amenaza más seria de una competencia que le pueda ocasionar daños comerciales está dada por la ampliación del Canal de Panamá y la creación de toda una compleja infraestructura portuaria en las costas del Pacífico, proyecto que se encuentra en proceso de definición política en ese país dado el enorme capital requerido para su ejecución.


El gobierno panameño llamó a consulta popular para aprobar la ejecución de toda esta obra cuyo costo llegaría a 5 250 millones de dólares, que equivale al 60% de la deuda pública actual, y que se pagará con el aumento del peaje del canal desde antes de que entre en servicio la ampliación. Algo parecido al sistema del nuevo aeropuerto de Quito.


Perú también busca inmiscuirse en este tema con la modernización de sus puertos. En el mundo actual todos luchan por mejorar su productividad.


El puerto de Guayaquil, en cambio, es importante para la distribución de la carga con destino nacional. Su ubicación no le permite ser competitivo para ofrecer los servicios de puerto ínter modal, que si es pertinente para Manta. En ese sentido y con esa orientación la concesión de este servicio es vital para el mejoramiento de la infraestructura básica nacional y para la creación de una competencia con Manta y Esmeraldas, que ya está operando así. Las exportaciones tendrían de esta manera tres canales de transporte, poniendo a la modernización como el aliciente para alcanzar mejores niveles de competitividad.


Me parece plausible que estos procesos se lleven adelante. Sólo espero que sean transparentes y rápidos, pues los países cercanos ya están actuando. El riesgo de la inversión la corren las empresas concesionarias y la competencia nos asegura precios de mercado.


Desde que se reinvirtieron los pozos que administraba la Compañía Occidental ¿cuál es el balance preliminar sobre la administración estatal de los mismos?


¿De cual administración hablamos?, porque lo que hemos visto es un deambular de propuestas, pedidos, opiniones, pero sin ninguna orientación. Petroecuador quiere libertad para trabajar, con poca disposición a rendir cuentas. El ministerio de economía quiere controlar todo el flujo económico. El gobierno creó una comisión política para que tome las decisiones fundamentales, pero hasta ahora las reglas de juego no son claras y pueden terminar convirtiendo a la operación en un caos. De hecho ya cayó la producción y si no se cuidan los campos, se mantiene un ritmo de inversión adecuado y oportuno, los resultados ya lo sabemos. Creo que la imprevisión es el elemento central de esta operación. La renuncia del presidente de Petroecuador confirma la alta inestabilidad administrativa de las entidades públicas de este sector y la politización de este tema.


Por noticias de prensa se percibe que la estrategia del Ecuador es privilegiar, con el apoyo de la comunidad andina, la prorroga de las preferencias andinas. ¿Será posible avanzar en esta línea si está paralizada la negociación del TLC?


Ojalá podamos conseguir algo. Creo que ese debe ser el objetivo clave para minimizar los daños del auto exclusión del TLC. Todos debemos apoyar las gestiones que se desarrollen en esa dirección, aunque resulten infructuosas porque a no dudarlo la reacción de los EEUU va a ser dura y muy condicionada por la legislación excluyente que existe para los casos calificados de expropiación de bienes de propiedad de empresas americanas.


A lo mejor la selección de ciertos productos críticos para el Ecuador y que sirvan de bandera en la lucha contra el narcotráfico por la ubicación y el empleo de mano de obra, podría ser una ventana que permita extender por algún tiempo perentorio las ventajas del Atpdea. Pero ello, indiscutiblemente llevará consigo algún compromiso del Ecuador en la solución de los conflictos que mantiene con las diversas empresas de los EEUU


¿El régimen de las comunidades autónomas que proponen los organismos seccionales del país implica un cambio del modelo estatal, similar al de España?


Mucho se habla de España, pero poco se conoce las razones históricas que han creado esas realidades autonómicas profundas y perfectamente diferenciadas, para entender lo que ahí se ha construido. En el Ecuador esa realidad diferenciada, y con profundas concepciones nacionalistas, que llegan a tener incluso lenguas distintas, no existe. Tenemos, en otro plano diferente, problemas de identificación nacional pero no hay motivaciones reales que nos lleven a pensar en la existencia de comunidades autonómicas. Hay diferencias geográficas regionales, pero historia común, lengua común, religión común. Se podría decir que las costumbres son diferentes, pero eso no califica una diferenciación de la profundidad que se plantea en la pregunta.


Los ecuatorianos debemos reconocer que una organización política basada en comunidades autonómicas es muy cara de administrar, y eso lo quiero repetir para que se grabe profundamente, es muy cara de administrar. Más aún de la que ya tenemos y por lo tanto no es recomendable. La carga tributaria debe ser más alta para sostener este tipo de organización. Como ejemplo de la reproducción institucional, las comunidades autonómicas tienen asambleas locales y provinciales, lo que lleva a duplicar o triplicar el concepto legislativo a ese nivel. Los tributos tienen una distribución más abierta con lo cual las necesidades del Estado tienen que cubrirse con mayores aportes de los ciudadanos.


Si lo que quieren son más recursos del estado y eso lo están vistiendo con el ropaje del concepto autonómico, pero no viene acompañado de la entrega de obligaciones o tareas publicas como educación, salud, tránsito, seguridad local, lo que tenemos frente a nosotros es una continuación del proceso de esquilamiento de la organización política y económica nacional.



DESTACADOS


Es plausible que los procesos de concesión de los puertos se ejecuten. Sólo esperamos que sean transparentes y rápidos.


El sistema político de comunidades autonómicas es muy caro de administrar. Más del que tenemos y no es recomendable.



Colaboración Editorial

DIARIO EL COMERCIO

Junio 23 del 2006







  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.