Artículos recientes
Artículos destacados

Inquietudes nacionales

¿Cuál es su concepto general sobre la conveniencia para el Ecuador respecto al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos? ¿Y cuál sobre una consulta para dar paso a la firma?


Las posibilidades de desarrollo sobre la base de colocar la producción con mayor intensidad en el mercado interno son muy remotas para el Ecuador. La capacidad de consumo, el propio tamaño del mercado, son dos barreras que no pueden ser superadas. Eso nos lleva a una estrategia de crecimiento sustentado en la explotación de los mercados externos, cosa que se ha llevado adelante desde hace mas de 20 años y que ha permitido tener una apertura de la economía del 75% del PIB, que es una de las más altas de América Latina, superada entre otros por Chile que ha sido el caso más agresivo de crecimiento abierto del continente.


Con esta realidad, con una buena parte de la producción condicionada a las ventas internacionales, el TLC es otro instrumento, igual al acuerdo firmado con el MERCOSUR, con el CAN, con Chile, con la OMC, que busca impulsar esta línea de acción económica. No hacerlo sería entrar en contradicción con lo hecho durante tantos años. Recordemos que en 1990 el Ecuador profundizó el proceso de desgravación y apertura precisamente para explotar estas oportunidades.


Esto no significa que estemos dispuestos a firmar un cheque en blanco, sino que lo hagamos seria y responsablemente, negociando con criterio y buscando que la balanza sea favorable.


La complejidad del tema y la superficialidad de la política nacional no recomiendan una consulta. Es mas adecuado discutir con argumentos, objetivos y no dogmáticos las interioridades del acuerdo, y en ese sentido se aprecia una buena proliferación de información.


La politización de este tema es la estrategia de quienes no tienen argumentos para debatir y lo enfrentan con las consabidas consignas.


¿Nos van a “arrasar” los Estados Unidos? Esa es una creencia de algunos sectores populares.


No creo. ¡Acaso somos tan inútiles o tontos para no darnos cuenta de lo que ocurre! En la negociación cada parte defiende lo suyo y sólo se llega a un acuerdo cuando se aprecia que la decisión es un buen negocio para los dos.


El Presidente Fox defiende el TLC, el Presidente Lagos también, y ambos pertenecen a dos corrientes políticas distintas. El primero es de derecha y el segundo socialista. ¿Por qué será? Por los beneficios reales y potenciales que se derivan de su utilización. Una economía competitiva es más eficiente y ofrece mejores condiciones de vida que una protegida e ineficiente. El Estado se dedica a corregir las inequidades y a regular los mercados monopólicos, mientras las empresas se concentran en hacer las cosas bien.


Si las expectativas fueran tan malas acaso no se han preguntado ¿por qué los empresarios apoyan este proceso de negociación sabiendo que están en riesgo sus capitales? Lo hacen porque ven oportunidades y con ello se vislumbran opciones de empleo para los trabajadores nacionales.


Al parecer el centro de la discusión presupuestaria está en la definición que se tendrá sobre el Feirep. ¿Qué efectos causaría que se reforme la Ley que ampara a esta entidad?


Al volver a usarse el precio del petróleo como mecanismo de ajuste presupuestario se está debilitando el FEIREP y con ello se reduce la capacidad de maniobra de las finanzas públicas para enfrentar situaciones adversas.


El petróleo ha servido para aumentar los gastos corrientes de las entidades públicas con lo cual se ha descapitalizado al Estado ecuatoriano. El FEIREP es el primer intento serio de recapitalización pública que ofrece posibilidades de salida ordenada, y quiero que lo lean con la intensidad que merece esta palabra, ordenada del estrangulamiento público y de la dependencia externa.


Sólo con ahorro público y eso también es el FEIREP, se puede reducir a un nivel sensato el endeudamiento público. Cambiar las condiciones de este fondo sería una decisión inconsulta que para sus autores llevaría a ser calificados de una irresponsabilidad histórica.


¿Cuál es la agenda y cuáles son los puntos trascendentales de la ronda de Trucsson, Arizona del TLC. ¿Cuánto falta para concluir las rondas y cuál será el momento de la verdad?


Agricultura, Propiedad Intelectual y Acceso a Mercados seguramente serán los temas que acaparen la mayor atención de la reunión. En el campo agropecuario las reuniones serán mayoritariamente bilaterales para evaluar cupos, plazos, de cada producto. En los otros las temáticas son complejas y se buscará abrir reservas y buscar entendimientos.


La revisión de las excepciones de telecomunicaciones también tendrá protagonismo. Los demás temas seguirán su curso de negociación.


Después de esta ronda queda pendiente una más y se estima que en Enero se definirán los temas controversiales y más duros que están citados al inicio de la pregunta.


La prensa informa que el Presidente de EE.UU. ampliará o iniciará una nueva etapa del Plan Colombia. ¿Cuáles debieran ser las prevenciones, principalmente económicas, del Ecuador, frente a este suceso?


El proceso político-militar sigue vigente y sus efectos seguirán la misma ruta prevista desde el inicio para nosotros. Las posibilidades de un contagio son evidentes y por eso toda acción de control conjunto de la frontera con Colombia es una parte de la solución, a lo que debe sumarse proyectos de mejoramiento económico y social en toda esa zona y la aplicación de una “buena” política económica que genere oportunidades de empleo digno en toda la sociedad. Con trabajo se combate la inseguridad.


Ahora bien, como el problema tiene origen fuera de nuestro territorio y EEUU participa del Plan, nuestro país debe negociar un acuerdo económico con el país del norte que nos permita disponer de recursos nuevos para atender estas obligaciones derivadas de una situación creada por nuestro vecino.


¿En las actuales condiciones económicas del continente es viable un TLC México, conociendo que las relaciones entre los dos países han sido marginales?


Si lo es, pero su importancia por lo menos al inicio será muy relativa. Es posible que con un acuerdo de esta naturaleza se destapen oportunidades que hoy no las vemos.


¿Los vehículos nuevos van a bajar de precio considerablemente por el TLC?


Todavía es prematuro para dar respuesta e esta inquietud pues las condiciones de la negociación siguen su curso y no están definidas. Sin embargo, se conoce que en principio se estaría planteando una desgravación en 10 años, dentro de los cuales los 5 primeros no tienen ningún cambio y en los finales se lo hace linealmente, es decir a razón de una reducción de 7 puntos porcentuales por año, hasta llegar a cero.


Lo que si existe, y casi nadie conoce porque no se han difundido los términos del acuerdo con el MERCOSUR, es la desgravación en 15 años de manera lineal, con lo cual este año habría una reducción del arancel para los vehículos producidos en ese mercado de 2.5 puntos porcentuales. El próximo se llegaría a 5 puntos, y así sucesivamente.


Las importaciones de vehículos provenientes de los EEUU (TLC) representan apenas el uno por ciento de los vehículos comprados al exterior, mientras los del MERCOSUR llegan al 14%.


De otro lado, los vehículos que compramos a Colombia o Venezuela ya no pagan arancel y tienen una ventaja nominal de 35 puntos porcentuales, pues ese es el nivel del arancel externo común. Con esta realidad, será el grado de competitividad del mercado el que determinará la tendencia de los precios.



Colaboración Editorial

DIARIO EL COMERCIO

Noviembre 25 del 2004

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.