Artículos recientes
Artículos destacados

Inquietudes nacionales

Existe una confusión en la ciudadanía sobre el caso EMELEC. ¿Por qué la concesión que es un derecho y por lo tanto tiene valor no tiene precio en el proceso de adjudicación de EMELEC?


Es un tema por demás complejo que requiere mucho análisis y una gran dosis de objetividad. Las expectativas de precio eran otras. Sin embargo, la realidad parece otra. La historia de la relación entre EMELEC y el Estado ecuatoriano tiene episodios muy controversiales. Incluso se quiso renovar el contrato si reconocer ningún beneficio para el país. Pero como no se aceptó se dio paso a la valoración de EMELEC como negocio en marcha a fin de determinar el valor de la subasta. Sin embargo, todavía está pendiente el cruce y liquidación de cuentas con el Estado. Sin esto, no hay concesión.


Según la ley, el precio mínimo de la subasta corresponde a la valoración de los activos fijos, que en este caso es 118.5 millones de dólares. Este valor es de propiedad de la AGD según el acuerdo establecido para resarcir al Estado ecuatoriano una parte de las pérdidas incurridas con los depositantes del Banco del Progreso.


Al determinar CONELEC un precio de 130 millones de dólares como Valor Base de la Licitación está reconociendo 11.5 millones en concepto de “negocio en marcha”. Los supuestos utilizados son: La concesión se haría a 30 años plazo. Las tarifas están fijadas hasta el año 2005. De ahí en adelante se las determinará sobre la base de un cálculo técnico utilizando el concepto “Unidad de Propiedad Estándar”, que es la fijación de un monto referencial de inversión razonable para ofrecer los servicios de distribución eléctrica con una rentabilidad del 11.2% sobre la inversión. Esta norma evitaría el abuso en los gastos y obligaría a reducir los robos de energía como mecanismos de encarecimiento de las tarifas. Además, se estipula que estos robos y pérdidas técnicas de energía que alcanzan el 28%, tienen que reducirse al 12% en cuatro años. Se estima que la demanda tendrá un crecimiento modesto. Se calcula el valor presente de la empresa con una tasa de descuento del 16%.


EMELEC tiene mas de 300.000 abonados, pero tanto las tarifas como el robo de energía y los elevados costos laborales que son el principal componente de los costos de operación, hacen de esta empresa un negocio de riesgo alto. Se calcula que con el 50% de los trabajadores es posible operar la empresa, cuyo contrato colectivo es un pasivo laboral de 55 millones y cuya antigüedad le obliga a un pasivo de jubilación de 20 millones, que son valores a cargo del nuevo concesionario. Se puede prever que los trabajadores preferirán ser despedidos para cobrar su indemnización para después estar dispuestos a ser reenganchados sin ninguna obligación patronal pendiente. En este caso, las obligaciones pueden convertirse en necesidades de caja inmediatas. Si sumamos estos conceptos a los 130 millones se tiene un costo de 205 millones para el nuevo concesionario.

El congelamiento de tarifas ocasionó una pérdida de valor de la concesión de 12 millones de dólares. Hay incluso la versión de que el verdadero cálculo hecho por los especialistas internacionales era inferior a los activos fijos, pero el CONELEC lo revisó por sus implicaciones legales y políticas.


Bajo estas condiciones, las preocupaciones básicas son: ¿Habrá realmente una subasta?, o ya sabemos de antemano el resultado. Esto le quita transparencia al proceso, aunque los cálculos estén bien hechos.¿Porqué EMELEC era atractivo y ahora vale tan poco? Por su concesión que tenía una rentabilidad garantizada. Siempre daba utilidad y el incentivo no era ser eficiente, sino gastar e invertir lo mas que se pueda. Las nuevas reglas son diferentes El riesgo está abierto.


Finalmente, las condiciones internacionales del mercado eléctrico han cambiado mucho. Se llegó a pagar cifras altas por estos servicios. Ahora ya no se ve eso. Hay casos en América Latina con subastas de 350 dólares por abonado, frente a históricas de 1.000 de hace algunos años. Igual pasó con las telefónicas.


Para usted, ¿se alcanzó un valor práctico en la Segunda Cumbre de los Presidentes de América Latina y de Europa?


Es un foro político que acerca a las regiones. Permite intercambiar opiniones y aproximar posiciones. Se avanza en la solución de controversias y se cristalizan acuerdos. El caso del Acuerdo Comercial entre Chile y la Comunidad Europea. La posición con Argentina. El trato a los emigrantes ecuatorianos, son ejemplos prácticos de la utilidad de estas reuniones. Los países, en un mundo globalizado deben tener sitios de esclarecimiento de posiciones que permitan corregir hechos o subsanar desentendimientos.


¿De qué manera la posición del banano ecuatoriano se recuperará luego de la crisis de Costa Rica?. ¿Hasta cuándo ciertos productos de exportación dependen de la desgracia ajena y no de la productividad propia?


Este va a ser un buen año bananero. El precio interno de la caja está en 4.15 dólares para quienes tienen contratos y 4.65 para quienes compran de manera ocasional. El precio oficial sigue en 2.90 demostrando la inutilidad de la intervención pública en este mercado.


Las haciendas tecnificadas tienen una productividad de 2.800 cajas por hectárea por año. En Costa Rica la cifra es muy similar. Es decir, somos y podemos ser competitivos aunque esa no sea la realidad de todo la producción nacional, pues existen fincas con 1.200 cajas por año, que están en proceso de cambiar de producto. En el futuro, el Ecuador tendrá menos hectáreas, pero mayor productividad.


Costa Rica por su clima húmedo y el uso de químicos gasta mas en fumigación contra la sigatoca negra. Deben hacerlo cada semana, mientras en Ecuador lo hacen 19 veces al año. Allá los salarios son mas altos, al igual que los combustibles. Además parte del clima son los huracanes. En el Ecuador el clima es mas estable y la mayor productividad coincide con la temporada de mayor demanda.


¿Cuál será el escenario previsible de la crisis institucional jurídica y financiera del IESS?


Lo poco de bueno que tenía la Ley desapareció con lo hecho por el Tribunal Constitucional. Ahora es un sistema de reparto tan malo o peor que el anterior. Las pensiones no tendrán ninguna mejora y el Gobierno tendrá que asumir mas obligaciones. Se calcula que el déficit actuarial se incrementará en 2.500 millones de dólares. Cálculos iniciales determinan que hay que aumentar el 16% de aportes para tener la misma jubilación de 45 dólares.

Colaboración

Diario EL COMERCIO

Mayo 23 del 2002

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.