2019: las perspectivas económicas son agrias