Artículos recientes
Artículos destacados

No decían que...

La estabilidad es un mito de los ortodoxos. Que ahoga el desarrollo de los países. Que si es posible aceptar una inflación superior sin comprometer el bienestar de la gente. Entonces, a que vienen las preguntas: ¿Por qué suben los precios de la leche y el arroz? ¿Qué pasa con los alimentos cuyos precios han subido en las últimas semanas? ¿Quiénes son los culpables?


De donde sale la afirmación de que ¡Aquí hay una confabulación que quiere ocasionar el caos sabiendo que el gobierno no tiene instrumentos para enfrentar estos hechos, pues los libre mercadistas desmantelaron todo!


Así plantean el problema algunos funcionarios del gobierno, en lugar de recordar que cuando no formaban parte del poder ejecutivo sostenían abierta y reiteradamente la tesis de que la estabilidad no sirve. Es, o era un objetivo que no permite resolver los problemas de los seres humanos, pues decían “con estabilidad no se come”.


Era una vieja tesis de los ortodoxos, pasada de moda, inútil, aberrante, que había que combatirla. Sin embargo, ahora que hay reclamos por el aumento de los precios, es decir cuando la vituperada estabilidad empieza a dar muestras de flaqueza y sufren los bolsillos ciudadanos, el discurso cambia. Afloran los ataques a los especuladores, a los productores a los que tanto han defendido para que tengan buenos precios, a quien sea o se ponga al frente porque simplemente la gente reclama que no les alcanza lo que ganan. Y por ahí germina la idea de aumento de sueldos que al no estar vinculada a la productividad pone en riesgo la competitividad de las empresas y su propia vida, a la par que genera un nuevo interrogante sobre la sostenibilidad de la dolarización.


A pesar de las advertencias hechas, el gobierno anunció en su programa económico que aceptaba el aumento de la inflación. Ahora que cosecha, con la ayuda de la naturaleza y el caldeado ambiente político un poco de su propia medicina, salta y reclama con razón, pero incoherentemente con lo que tanto predicó. Por eso no sabe cómo salir del enredo y busca culpables, cuando su concepción política es la que engendra el fenómeno.


Algo parecido sucede con el tema de los aportes fiscales para el pago de las pensiones del IESS. Durante el primer semestre no pagó un solo centavo de los 200 millones que debía hacerlo. Sin embargo, antes el país exigía al gobierno que cumpla con sus obligaciones sociales, que no sea moroso. Hoy, el tema no existe para la colectividad. Y, que decir de los cálculos de las pérdidas financieras que se le hacía al mismo IESS por tener dinero guardado en el BCE sin recibir un centavo de interés, mientras en estos días los 1000 millones acumulados ahí mismo sin ninguna rentabilidad son parte de esa silenciosa agenda nacional.


Ni que hablar de los préstamos quirografarios con el respaldo de los Fondos de Reserva y de Cesantía, que tienen conocidísimas dificultades operativas porque casi los afiliados ya retiraron hace un año los 700 millones y no tienen con que garantizar, pues el IESS exige, con alguna razón, que la garantía sea auto liquidable. ¿Qué dirían si estos principios, trabas y demoras se usarían en el sistema financiero privado? Seguramente lo tildarían de…..



DESTACADO


Gobierno anunció un plan económico con aumento de inflación. Ahora cosecha un poco de su medicina.




Colaboración

EDITORIAL DIARIO EL COMERCIO

Julio 25 del 2007

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Social  Icon

© 2020 por Alex C.